- T A B A C O N Ó L O G O S -

 

Tabaconólogos es una obra estrenada en enero de 2003 a petición del Programa de Prevención del Tabaco del Ayuntamiento de Tafalla y está orientada hacia un público joven o adolescente ya que el objetivo era mostrarla a alumnos de colegios e institutos como culminación de un programa de concienciación previa mediante otro tipo de actividades

 

En el año 2004 y 2005 representamos la obra a petición de la Asociación Española Contra el Cáncer.

 

En el año 2006 se recupera la obra dentro de un programa de actividades preparado por el Ayuntamiento de Villava en el marco de colegios e institutos.

 

Por su forma divertida de ver la problemática del tabaco se ha convertido en un ingrediente necesario dentro de las campañas sobre prevención del hábito y se podría decir que es un premio al trabajo de los alumnos en los meses anteriores, así como una forma de llegar a los receptores de estas campañas que, por su componente lúdico, es idónea para enseñar sin aburrir.

 

Es una obra compuesta por monólogos cómicos en los que se muestran distintas experiencias, anécdotas y formas de vivir el hábito del tabaco. Exponen la problemática y los inconvenientes del fumar y el dejar de fumar y ponen a la vista del auditorio las consecuencias de esta conducta, todo ello de forma clara y cercana para el público gracias a la experiencia y la imaginación de éste grupo de jóvenes actores y a su lenguaje directo y comprensible.


El mensaje de la obra es claro: la incongruencia de éste hábito y el perjuicio que supone su práctica, pero mostrado con ironía, sarcasmo, un poco de mala leche y sobre todo humor, mucho humor.


En la representación de "Tabaconólogos" entraremos en un mundo de situaciones imaginarias en el cual llegaremos a escuchar de boca de uno de los actores:

"En mi pueblo todo el mundo fumaba. Había tanta niebla que no veía la cara de la gente. Ni siquiera conozco la cara de mis padres."


Otro de los actores nos contará como

"No podía dormir. Hay gente que cuenta ovejas, yo contaba cómo me encendía cigarros. Terminaba con la boca como un buzón y tenía que ir así al colegio el día siguiente. "

Las situaciones cómicas se sucederán a lo largo de la obra mezcladas con otros momentos en los que muestran la crudeza de este vicio, pero el único modo de conocer todos los testimonios en profundidad es asistir a su representación.


La obra tiene una duración aproximada de una hora y está pensada para público de doce años en adelante. Para su representación sólo es necesario un micrófono y un taburete por lo cual es posible su representación en cualquier espacio.