·S E X O N Ó L O G O S ·

 

La obra Sexonólogos vio la luz en diciembre de 2002 en el Centro Cultural de la Navarrería (Oscus) dentro de las celebraciones del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA.

 

El proyecto nace a petición de las organizaciones que integran el programa Gozamenez-Con mucho gusto, es decir:

· Comisión Anti-Sida · EHGAM · Centros COFES · Consejo de la Juventud · SARE · Personal de servicios sociales y educadores
de zonas

 

La obra ha sido representada con posterioridad en la Casa de Cultura de Corella dentro del mismo programa “Gozamenez- Con mucho gusto


La idea era crear una obra amena y divertida para tratar el tema de la sexualidad y la juventud, la educación que se recibe, las maneras en que los personajes se enfrentaron al descubrimiento de la sexualidad y a su primer encuentro sexual, las distintas orientaciones y distintas maneras de disfrutar de la sensualidad sin necesidad de recurrir al coito.

 

Para la ocasión se estudió la documentación aportada tratando de adecuar el contenido de los monólogos a los parámetros educacionales requeridos sin por ello perder la dosis de humor que debía servir de vehículo a las ideas que tratábamos de transmitir.

 

No todas las circunstancias que se relatan en la obra son ficticias, algunas están basadas en nuestras propias experiencias. No es el caso del monologuista que nos dice.

 

"Yo sólo quería sexo, pero no sabía cómo decírselo. Hasta la mañana siguiente en que le pregunté a ver qué quería para desayunar no me enteré de que era muda."

 

Otro de nuestros actores nos relatará cómo fue su inicio en esto del sexo:

 

"Le fui a mi padre y le dije: "¡Papa! Que quiero saber de que va eso del sexo". " Tengo lo que necesitas" Me dijo, y se fue. Al rato volvió y dijo: "Con esto solucionarás todas tus dudas". Me trajo un diccionario.

 

La obra la componen cinco monólogos que, en ocasiones, seguimos representando en algunos bares ante la necesidad de concienciar al público joven, y no tan joven, de los problemas con los que nos enfrentamos a la hora de abordar la educación de la sexualidad y la propia sexualidad. Por eso y porque la gente se sigue riendo con problemas con los que alguna vez se han sentido identificados.